Cómo calcular todos los gastos de envío de una tienda virtual

Cómo calcular todos los gastos de envío de una tienda virtual

Cómo calcular todos los gastos de envío de una tienda virtual

Tiempo de lectura: 5 minutos

Siempre surgen muchas dudas y preguntas a la hora de decidir qué estrategia seguir para calcular los gastos de envío que vamos a cobrar (o no) en nuestra tienda virtual online.

La opción más utilizada es la de cobrar unos gastos de envío hasta X euros y, a partir de ahí, el envío es gratuito. Es una buena opción, aunque no la mejor. Esta forma de venta sube el precio por compra y tiene menos carritos abandonados, pero con esta opción perdemos muchísimos clientes que no están cómodos sintiéndose obligados a gastar más de lo que tenían pensado. Además, en el vendedor siempre existe el temor a que le hagan un gran pedido y deba cubrir unos altos portes de envío.

El problema de esta opción es que, a la mayoría de los clientes, no les gusta pagar gastos de envío. La clásica compra de 20 euros, y que nos cobran 5 euros por los gastos de envío… no gusta a nadie. Cuando pasa esto, en la mayoría de los casos, lo que hace el cliente es salirse de nuestra tienda virtual (la primera causa de abandono de un carrito de compra son los gastos de envío) e irse a Amazon. Si encuentra el mismo producto por 26 euros con los gastos de envío incluidos, lo comprará el Amazon.

Cosas del ser humano.

A continuación veremos los 4 grandes tipos de formas de calcular los gastos de envío de nuestro eCommerce:

1. Gastos de envío gratis (opción recomendada por Sarpanet)

Sin duda es la mejor opción: no cobrar gastos de envío. Pero estos gastos de envío no saldrán de nuestro bolsillo como vendedores. Si no que se lo repercutiremos al producto. Así, la percepción del cliente será que los gastos de envío son gratuitos, aunque el producto sea un poco más caro.

El ofrecer los envíos sin ningún gasto de envío es una excelente estrategia para conseguir más ventas. En el 100% de las tiendas virtuales que hemos implementado este sistema han aumentado sus ventas. Pero hacérselo entender a cliente cuesta, aunque le muestres estadísticas.

Tenemos ese 100% de éxito porque previamente realizamos un estudio. Si son tiendas virtuales donde el ticket medio por pedido es de, por ejemplo, 5 euros más gastos de envío, queda desechada de forma automática. Cada caso debe ser estudiado valorando el tipo de producto que vendemos, el precio y la competencia.

Por otro lado la opción de envíos gratuitos no tiene porque ser para todo el mundo. Es decir, podemos ofrecerlo a determinadas ciudades, provincias o países. WooCommerce nos permite configurar cuantos gastos de envío deseemos.

Para poder ofrecer envíos gratuitos previamente debemos hacer un sencillo cálculo para repercutir los gastos de envío en los productos.

¿Cómo repercutir los gastos de envío en los productos de nuestra tienda online?

1. Debemos hacer un histórico por meses  de los gastos que hemos tenido en los portes de todo los pedidos que nos han hecho en nuestra tienda. Este histórico nosotros siempre lo hemos calculado sobre los últimos 12 meses.
Por ejemplo, imaginemos que en último año hemos tenido un coste de 3000 euros en gastos de envío.

2. Ahora debemos sumar el número de productos vendidos. Repito, el número de productos, no el de pedidos. Imaginemos que hemos vendido 1000 unidades de producto en los últimos 12 meses.

3. El siguiente paso es repercutir esos 3000 euros que hemos gastado en los últimos 12 meses en los 1000 productos vendidos. El cálculo, en esta ocasión, es sencillo. 3000 dividido entre 1000 = 3. Es decir, deberíamos aumentar 3 euros el precio de cada producto de nuestra tienda.

Esta es la forma más rápida y sencilla y nos sirve para tiendas virtuales con productos con precios muy similares o iguales.

Pero hay casos en los que hay tiendas que venden productos de 1 euro y otros de 100 euros. Si subimos 3 euros al producto de 1 euro la hemos liado…

Una de las opciones para repartir equitativamente estos gastos de envío entre nuestros productos es hacer una media de producto vendido. Es decir, cuál es el precio medio pagado por producto.

Calcularlo es sencillo, imaginemos que de esos 1000 productos que hemos vendido se dividen de la siguiente forma:
– 500 productos de 10 euros = 5000 euros
– 300 productos de 20 euros = 6000 euros
– 200 productos de 30 euros = 6000 euros

Total ventas, 17.000 euros. Lo dividimos entre 1000 productos vendidos y nos sale que el precio medio por producto es de 17 euros. Es decir, a un producto de 17 euros lo deberíamos subir 3 euros.

Ahora haremos una regla de 3. Para calcular lo que debemos subir un producto de 20 euros:
17 euros — 3 euros
20 euros — X
20*3=60  y 60/17= 3,53 euros.
Es decir, al producto de 20 euros le debemos sumar 3,53 euros.

Envíos internacionales y a zonas determinadas

Cada tienda virtual es un mundo y las hay que ofrecen envíos internacionales o a determinadas zonas dentro del mismo país con costes de envío muy alto. En España ocurre con los gastos de envío a Ceuta, Melilla, Baleares e Islas Canarias. Es por ello que la mayoría de las tiendas virtuales no realizan envíos a estas zonas. Además, en el caso de Islas Canarias, tienen un impuesto especial.

En estos casos y en el de envíos internacionales la solución está clara. Los portes a estas zonas se cobran a parte.

Así pues, debemos dejar claro a qué lugares realizamos los gastos de envío gratuitos.

Riesgo de perder dinero

A primera vista la forma que he explicado de aplicar los costes de envío a los productos puede parecer arriesgada y podemos pensar que nos puedan pedir 1000 productos de 1 euro cada uno en 1000 pedidos diferentes y perder mucho dinero. Pero la clave está en la estadística. Estadísticamente no es probable que, si en un año el coste de envío por producto es de 3 euros de media, este coste se dispare.

Aun así, es recomendable que cada 6-12 meses hagamos un nuevo cálculo para ajustar al máximo los precios. Tanto al alza como a la baja.

2. Gastos de envío por peso

La segunda opción es clara. Se cobrará cada pedido en función del peso total de los productos y/o de sus medidas o peso volumétrico.

Imaginemos una tienda virtual que vende un producto que es muy grande pero pesa poco, por ejemplo un perchero, en este caso las empresas de mensajería tiene unos rangos de precios en función de las medidas del paquete que se envía y, secundariamente, de su peso.

Es importante que, si vamos a decantarnos por este tipo de gastos de envío, miremos bien todas las empresas de reparto pues las tarifas pueden variar mucho.

Otra contra de esta opción es que debemos incluir en cada producto de nuestra tienda online las medidas de cada producto: ancho, alto y largo. Además de su peso.

Y, después, configurar las tarifas en el plugin de WooCommerce de gastos de envío.

La ventaja es que si la mayoría de los productos de la tienda son muy grandes, estaremos seguros de que nunca vamos a perder dinero con los gastos de envío.

3. Gastos de envío con un precio fijo

Esta opción está en desuso y se trata de establecer un precio fijo por cada pedido. Sean los productos que sean y la cantidad que sea.

Es una opción poco atractiva pues al comprador no le incentiva nada.

Además al vendedor solo le sirve para cubrir parte de los gastos de envío.

4. Gastos de envío por gasto de compra

A día de hoy es la más utilizada. Se marca un precio fijo de gastos de envío y, a partir de un gasto X, los portes son gratuitos. Es la más utilizada porque para el vendedor es la más cómoda.

Es una buena opción, como comentamos al principio, porque aumenta el ticket medio de compra. Pero muchos compradores abandonan porque no les gusta que se les «obligue» a gastar una cantidad X para que los portes les salgan gratis.

 

Compártelo con tus contactos y ayúdame a mejorar

Sobre el Autor

Escribir un comentario