Blog : Emprendimiento

Cómo recortar gastos en la empresa y en casa

Cómo recortar gastos en la empresa y en casa

El pasado sábado acudí a un seminario en Logroño, comenzaba a las 9.30 a.m. Así que tuve que levantarme demasiado temprano… . Siempre que acudo a algún curso, seminario, jornada, charla…  siempre, siempre hay una frase por la que ha merecido la pena el esfuerzo de pegarse una kilometrada.

En esta ocasión un jefe de compras de una gran empresa, ya jubilado, fue quien tomó la palabra y nos habló de la importancia de optimizar todos los recursos y recortar gastos en nuestra empresa y, por qué no, en nuestra casa. Muchas veces nos obcecamos en disminuir gastos insignificantes, gastos como comprar el pan en la panadería de la calle de al lado porque es 10 céntimos más barato, o en poner un sensor de luz en los baños de nuestra empresa en la cual una de las máquinas de fabricación gasta en un minuto lo que gastamos en el baño en un mes… quizá debamos pensar en cambiar nuestro coche por uno más económico que consuma menos y el mantenimiento sea más barato… o debamos decir a ese cliente que nos compra mucho pero nos hace perder mucho tiempo que nuestra relación ha terminado.

Vale, sí, claro que haciendo estas cosas ahorramos, pero es un ahorro mínimo. Los que debemos atacar son los costes grandes de nuestra empresa. Ver la cuenta de gastos y estudiar minuciosamente dónde nos estamos gastando más dinero. Cada empresa (o casa) tendrá dos o tres gastos muy superiores al resto (no vale recortar en salarios de personal, sería el declive de la empresa a medio plazo).

¿Cómo disminuir estos grandes gastos?.
Aquí llega la inteligencia del director de compras: buscar alternativas, comparar con otros proveedores, renegociar precios con nuestros proveedores, suspender los grandes gastos prescindibles… Si el principal gasto de nuestra empresa representa el 30% de los gastos anuales y logramos rebajarlo un 20% equivaldrá a un 6% de ahorro anual de gasto total, el cual pasará a ganacias en nuestra cuenta de pérdidas y ganancias.

Mucho ánimo y a centrarse en los grandes gastos, no en los pequeños. Esos los podemos dejar para más adelante.

Algunos consejos tras 12 años al frente de Sarpanet

Algunos consejos tras 12 años al frente de Sarpanet

Hace pocos días me pidió consejo de emprendimiento un cliente, me hizo ilusión. Un chico con el que he hablado en varias ocasiones por correo electrónico y le gusta la idea de emprender con el diseño web, el registro de dominios y la venta de alojamiento. Mi recomendación es, siempre, la de lanzarse a la piscina. Y este 2015 es un año excelente para comenzar una aventura empresarial, aunque cualquier año es bueno.

Siempre cuento que en 2003, cuando comencé con el proyecto de Sarpanet (Sar- de Sardina, -pa- de Pablo y -net de InterNET), me pareció que llegaba tarde. Todas las empresas que creía que podían ser mis clientes potenciales, ya tenían página web. Estaba muy equivocado. Las webs, como la moda, cambian. Pero mis comienzos fueron difíciles. No me da vergüeza decir que hasta pasados tres años no tuve un sueldo con el que podía vivir. Pero era mi pasión, me encantaba y me encanta hacer páginas web: recuerdo perfectamente todas y cada una de las cientos de webs que he hecho durante estos 12 años. La pasión por tu negocio es vital: tiene que darte igual trabajar 16 horas seguidas, fines de semana, en agosto, en navidades, etc, etc… Si te gustan las vacaciones, no emprendas, busca un trabajo de 8 horas y un mes de vacaciones al año.

Precisamente la semana pasada estuve con otro cliente, al que estamos haciendo una tienda virtual, y le pregunté si había hecho un Plan de Negocio. Me dijo que estaba con ello… mi respuesta fue: no lo hagas. Si haces un Plan de Negocios en el 90% de los casos no te atreverás a emprender, será inviable. Haz unas simples cuentas, no te líes la manta a la cabeza hasta calcular el coste de los lápices que vas a comprar. A día de hoy, para llevarte a casa 1000 euros limpios, deberás facturar aproximadamente 2500 euros.

Si para comenzar tu negocio necesitas financiación, o te basas en recibir subvenciones, estás comenzando con mal pie. A la larga te arrepentirás, te lo aseguro. Mi recomendación es siempre comenzar sin necesidad de un euro de financiación. Si tu negocio requiere financiarse previamente, plantéate trabajar una temporada, ahorrar y autofinanciarte. En cuanto tengas que devolver un préstamo con intereses y tu proyecto no salga bien, estarás arruinándote la vida. De las subvenciones, piensa que de media deberás devolver a Hacienda como mínimo un 25%. Más vale que te pongas a conseguir clientes que andar con el papeleo de las subvenciones.

Antes de comenzar con Sarpanet trabajé cuatro años en el Hotel Palace, por entonces ya hacía páginas web y mis compañeros me animaban a emprender… una parte importante de mi decisión fue gracias a ellos. Les conté cómo podría ser la idea, me daban consejos y me empujaron a hacerlo. No temas contar a la gente tu idea, no temas que te la roben. Todos sabemos cómo plantar una lechuga pero acabamos comprándola siempre en el súper.

Sí es verdad que antes de lanzarme con Sarpanet, cuando aún trabajaba, conseguí mi primer cliente. Este cliente sigue siéndolo. Para mi es una institución en mi empresa. Fue la persona a la que hice creer que llevaba tiempo vendiendo páginas web. Me sirvió para testar, para ver cómo era tratar con un cliente, escuchar su opinión… fue muy fácil y me animó aún más. Si vas a lanzarte, haz antes alguna prueba, haz alguna encuesta a pie de calle, o por email, teléfono… un cliente prueba piloto te ayudará a comenzar de forma muy segura.

Sé paciente, sé que es muy duro estar 12 meses sin meter un euro en la caja. No es fácil emprender cuando tienes familia, hijos, personas a tu cargo… yo tuve suerte, comencé con 25 años y no tenía nada que perder. Si tu situación es la misma que fue la mía, hazlo, comienza mañana. Aunque estoy seguro que una situación de responsabilidad familiar te ayudará a emprender con más ansia y realizar una labor comercial al 500%.

En estos 12 años solo he asistido a una reunión de networking, y salió muy bien, conseguí un muy buen cliente. Os recomiendo que vayáis a todas las que podáis, escribiendo esto me pregunto… ¿por qué no voy a más?. ¡Me anoto una falta!. Haces contactos geniales y acabas haciendo buenas amistades y mejores clientes.

Mis comienzos fueron en el vivero de empresas del Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana, junto a mi hermano. En algún momento se me pasó por la cabeza asociarme con alguno de los emprendedores que allí estábamos, pero no lo vi claro. Tener socios es vender tu alma al diablo. Te van a dar muchísimos más quebraderos de cabeza los socios que los clientes. Mi recomendación: no te asocies nunca, busca colaboradores. Te saldrán mucho más baratos y serán más efectivos. Si pasados unos años son buenos colaboradores, quizá puedas plantearte asociarte.

Y ya voy acabando… muchos días pienso que he aprendido mucho y, lo que más me preocupa, que me queda muchísimo más por aprender. Temo quedarme obsoleto. Pero no te agobies: el día a día te forma, los clientes te forman, los blogs te forman, los cursos online te forman… pero sobre todo, lo que más te forma y donde más aprendes, es enseñando. No temas en enseñar a tus clientes todo lo que sabes, haciéndolo tendrás la necesidad de aprender más. Nunca dejes de formarte.

Estoy seguro que muchos no compartiréis mis consejos, pero he de aclarar que son consejos para personas que quieren emprender en solitario. No para súper empresas Sociedades Anónimas con inversiones millonarias. Ahí quizá me anime en otro post, que algo sé del tema.

Contrata tu plan de 250 MB
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Contrata tu plan de 500MB
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Contrata tu plan de 1000MB
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Contrata Multi-alojamiento de 500MB
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Contrata Multi-alojamiento de 1000MB
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Contrata Multi-alojamiento de 2000MB
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
1
¡¡¡Hola!!!, ¿en qué puedo ayudarte?...
Powered by